El bajo y volátil precio del café como materia prima y el poco acceso a los medios de producción y a los mercados con el que cuentan las poblaciones locales, provoca la carencia de grupos organizados encaminados a la agregación de valor del grano y a la venta como producto terminado o en taza.

Por eso, desde Entreculturas, desde el año 2002 apoyamos en la región de la Selva Norte del estado de Chiapas la organización de pequeños productores tseltales de café y miel Ts’umbal Xitalha’ fomentando el control de sus medios de vida, organización social y agregación de valor del café y miel como defensa de la riqueza de su territorio.

Comenzamos creando una cooperativa a la que aportan parte de sus ingresos, lo que ha sido fundamental ya que les ha permitido diversificar y cambiar los cultivos y crear otras microempresas con “modelo multiactor” (coordinación entre diferentes sectores para unir conocimientos) y así reducir el riesgo de posibles pérdidas de cosecha (por ejemplo, ganadería, carpintería, cosméticos con miel).

Cuentan también con formación a través de diplomados de capacitación con titulación reconocida a nivel estatal que están orientados hacia lo que habitualmente se llama “tecnologías apropiadas” (fogones domésticos, recogidas de agua…) y a la agricultura sostenible.

Además se han realizado actividades productivas sobre trabajo en café, tanto en manejo agroecológico como en procesamiento y comercialización.

Comenzamos con una comunidad con 22 productores y ya contamos con más de 250 productores de café y miel en más de 50 comunidades.

Gran parte de la fortaleza de este camino es que, a las familias de productores, se han sumado diferentes organizaciones como Universidades, Fundaciones y Empresas Nacionales e Internacionales con el objetivo de afrontar un problema complejo desde diferentes disciplinas y áreas de conocimiento.

En la actualidad cuentan con una cooperativa que lleva a cabo actividades de reflexión ecológica, han creado una red de promotoras de salud que aúnan la medicina convencional con los usos tradicionales de la medicina natural y cuentan con un programa de radio.

Gracias a estos procesos de formación, defendemos los derechos de las poblaciones más vulnerables, promoviendo que se conviertan en agentes de su propio desarrollo.