La silla roja nació en 2012 para reivindicar el derecho a la educación de los 59 millones de niños y niñas en el mundo que no pueden ir al colegio. Es la silla de la educación, la oportunidad de tener un futuro mejor a pesar de las situaciones de pobreza, exclusión, conflicto o desplazamiento.