Desde que estallara el conflicto en Siria, ya son más de 12 millones de personas las que se han visto obligadas a huir, siendo el mayor éxodo de refugiados y desplazados de nuestra era.

Junto a nuestra contraparte local, el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), trabajamos para asistir a estas personas. El JRS da cobertura a 498.000 personas refugiadas, trabajando en conjunto con las comunidades locales para ofrecerles alimentación, artículos de primera necesidad y salud, poniendo especial atención en la educación.

En Líbano ya hay más de 1.100.000 personas sirias refugiadas, por lo que, teniendo en cuenta que su población es de 4,2 millones de habitantes, Líbano es el país con el mayor número de refugiados per cápita del mundo. De hecho, en algunas ciudades cerca de la frontera con Siria, como Chebaa o Arsal, la población siria supera en número a la libanesa. La situación es compleja, sobre todo para los 400.000 niños y niñas refugiados sirios que se encuentran sin escolarizar.

Por ello, trabajamos conjuntamente con el JRS para que estos niños y niñas tengan acceso a la educación a través de un programa de aprendizaje acelerado (ALP). Este programa sigue el currículo libanés y tiene el objetivo de incrementar el ratio de escolarización de estos menores en el sistema público del Líbano. Incluye clases de lengua árabe, matemáticas y lengua extranjera, además de deporte, informática y educación para la paz.

haztesocio-boton-2015