Línea: gestión de escuelas >Sur de Sudán
surdesudan01_big

Promoción del acceso a la educación de niñas y jóvenes desplazas y refugiadas

Más de 20 años de conflicto en Sur Sudán han dejado el tejido social y económico del país completamente destrozado. Sin embargo, después de la firma del tratado de Paz en 2005 y la proclamación de independencia en 2011, no solo ha comenzado un complicado proceso de reconstrucción, sino que se ha experimentado un intenso flujo de retorno de refugiados y refugiadas de los países vecinos (Uganda, Kenia) y de desplazados de Sudán “del Norte”.

 

Foto: Sergi Cámara

Foto: Sergi Cámara

Frente a la casi total ausencia de servicios proporcionados por el Estado, las comunidades se organizan espontáneamente para poner en funcionamiento escuelas y proveer educación básica a niños y niñas. Evidentemente estas iniciativas cuentan con recursos humanos y materiales pedagógicos extremadamente precarios, presentando gravísimas lagunas tanto en términos de cobertura como de calidad de los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Foto: Sergi Cámara

Foto: Sergi Cámara

Las clases se imparten a la sombra de los árboles o de estructuras de madera semipermanentes. Los docentes son miembros de la comunidad, muy comprometidos y motivados, pero con escasas herramientas pedagógicas y sin titulación oficial. A eso se añade que el alumnado no cuenta con los recursos necesarios para adquirir libros y material escolar básico.

En este contexto la situación es especialmente dramática entre la población femenina. Gran parte de las niñas que acuden a clase logran estudiar sólo durante los primeros años de educación primaria. De hecho, en secundaria apenas hay niñas (en algunas escuela incluso no hay ninguna).

Entreculturas, de la mano del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) en Sur Sudán, pretende contribuir a crear las condiciones para que aproximadamente 600 niños y niñas retornados del refugio y del desplazamiento puedan ejercer su derecho a la educación en condiciones dignas. En este sentido, el JRS espera convertir 4 escuelas primarias (Zereda, Rimenze, St. Mary’s, and Valem) en espacios educativos seguros que faciliten el desarrollo social y cognitivo de niños y niñas y con condiciones higiénico-sanitarias que favorezcan su permanencia y continuidad en la escuela.

 

[separator size=”size1px” style=”dashed” color=”red”]

 

boton_colabora

Deja un comentario

Your email address will not be published.Required fields are marked *