“Nepal está devastado pero no derrotado” (Fr. Prakash Louis)

El terremoto que asoló Nepal el pasado 25 de abril y las posteriores réplicas, han dejado imágenes desoladoras tanto en Katamandú como en los pequeños pueblos y en las laderas del monte Everest. Según datos del Gobierno Nepalí y de OCHA, más de 600.000 casas han sido afectadas por el terremoto, alrededor de 36.000 aulas han sido destruidas y más de 17.000 están dañadas, de modo que aproximadamente 1.109.000 niños y niñas se han quedado sin escuela. Desde Entreculturas hemos estado apoyando a las personas damnificadas desde el primer momento a través de nuestra contraparte local, la Compañía de Jesús en Nepal. Hemos dado una respuesta inmediata, coordinando nuestra acción tanto con otras 10 ONG de la red de ONG de la Compañía de Jesús a nivel mundial, como con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y otras organizaciones españolas presentes en el terreno. La primera respuesta se tradujo en la habilitación de 16 campamentos provisionales, ampliando posteriormente nuestra acción a 21 aldeas de 9 distritos fuertemente afectados por el terremoto. Hemos brindando así ayuda de emergencia a 3.684 familias, es decir, a más de 15.000 personas. Además, hemos llegado a las aldeas más remotas del país (Nuakot, Kaalikhetan, Besi Katteri…) apoyando a las personas más excluidas y con menos apoyo. En definitiva, nuestra respuesta de emergencia se ha centrado en:

  • Nutrición y Seguridad Alimentaria: distribución de alimentos no perecederos, cápsulas de purificación de agua, etc.
  • Refugio: distribución de materiales para el albergue de la población desplazada (tiendas, mantas, esteras).
  • Medicina y Salud: apoyo en el reparto de materiales sanitarios y material higiénico y asistencia médica en el barrio de Goldunga (Katmandú).
nepal-ud

Haz clic en la imagen para descargar el pdf

Aunque aún nos encontremos en una fase de emergencia, nuestros equipos en terreno ya están evaluando las necesidades que se presentarán en el medio y largo plazo, para poner en marcha un proyecto de rehabilitación y reconstrucción durante los próximos años. Este proyecto está estructurado en cuatro fases, poniendo el foco en la dimensión educativa:

  • Fase de ayuda de emergencia: este trabajo continuará para paliar los efectos más inmediatos de la catástrofe.
  • Fase de recuperación temprana: en esta segunda fase, seguiremos centrando nuestros esfuerzos en la cobertura de las necesidades básicas de la población (comida, vivienda y asistencia médica) pero empezaremos también a trabajar en la rehabilitación de escuelas en 8 distritos.
  • Fase de rehabilitación y reconstrucción: además de dar continuidad a todo lo anterior, apoyaremos la reconstrucción de viviendas y pondremos el foco en la recuperación del sistema educativo: construyendo 36 aulas, mejorando la cualificación del profesorado y formándoles en el acompañamiento psicológico de los niños y niñas que han sufrido trauma.

haztesocio-boton-2015