La Red Solidaria de Jóvenes (RSJ) es un programa de participación juvenil dirigido a adolescentes de entre 12 y 18 años. Los chicos y chicas se apuntan voluntariamente a grupos solidarios que, acompañados por un educador o educadora, dinamizan acciones de sensibilización, trabajo comunitario o movilización social en el centro y en su entorno.
De esta forma, a través de la formación, la reflexión y la realización de acciones solidarias, desarrollan valores y actitudes solidarias, experimentan que el cambio social es posible, mejoran su desarrollo cognitivo, emocional, moral y social y adquieren capacidades básicas para el ejercicio de una ciudadanía global.

Este programa se lleva a cabo en colaboración con centros escolares y con otras instituciones que promueven procesos de educación no formal (asociaciones juveniles o de tiempo libre, parroquias, ayuntamientos, etc.). De esta forma, queremos contribuir a fortalecer la relación entre la escuela y la sociedad, poniendo el acento en la corresponsabilidad de toda la sociedad en la educación.

En coherencia con la propuesta de Educación para el Desarrollo de Entreculturas, la Red Solidaria de Jóvenes parte de la necesidad de educar a ciudadanos y ciudadanas en un contexto de globalización; de formar personas capaces de comprender adecuadamente el mundo en el que vivimos y de asumir un compromiso activo por la solidaridad y la justicia; personas capaces de convivir en la diversidad desde los valores que defendemos: solidaridad, igualdad, libertad y responsabilidad, convivencia en la diversidad y transcendencia; de comprender las relaciones de interdependencia que se dan en nuestro mundo; de desarrollar una identidad cosmopolita que conviva armónicamente con su identidad local y nacional y de participar en el fortalecimiento de una sociedad civil global que desarrolle la democracia.

Este curso la Red Solidaria de Jóvenes trabajará, dentro de la campaña Un Mundo en tus Manos, “Un Mundo de Alternativas”. Con la palabra alternativas se llama la atención especialmente sobre el actual modelo de relaciones económicas que conforma un orden social en el que el crecimiento en un contexto de libre mercado, buscando el máximo beneficio, es la piedra angular.

Con ello se quiere transmitir que las formas de organización social son creaciones humanas susceptibles de cambio y que hay cuestiones en el actual modelo que deberían cambiarse, dado que están generando pobreza, desigualdad, pérdida de sentido y, al mismo tiempo, poniendo a la Tierra al límite de sus posibilidades. Para ello se trabajará la creatividad como capacidad humana de imaginar nuevos escenarios y de llevarlos a la práctica.